Microreseñas: «Pasajeros»

0
731
views

La película comienza como una fábula moral, sólo que en lugar del barco que se usa tradicionalmente para estas, emplea una nave interplanetaria. En ella van cinco mil pasajeros en estado de hibernación, lo que los preserva durante un viaje que dura nada menos que 120 años. Uno de los pasajeros, Jim (Chris Pratt) un mecánico que busca un nuevo comienzo en la colonia terrícola a la que se dirige la nave, despierta 90 años antes del arribo por un desperfecto desconocido. ¿Qué hacer en una situación así? ¿Matarse, enloquecer, envilecerse? No puedo contar la decisión que toma Jim, pero es tremenda y hace de los primeros tres cuartos de la película un drama intenso, inteligente y bien actuado. Uno cree estar ante uno de los clásicos de la ciencia ficción hasta que, zas, el filme deriva hacia un final adocenado, fantasioso y, para más inri, altamente machista. Podría apostar que ese guión, que comienza tan bien, lo cambió algún productor aficionado a los focus groups.
Jennifer Lawrence, quien presume de feminista, lo hace muy bien en la película, que Prat también actúa con brío.
PS. En realidad, corrijo, el culpable no fue un productor. El guionista es Jon Speiht, que ya hizo lo mismo en Elisseum: un buen comienzo que termina en agua de borrajas.

 

Artículo anteriorMicroreseñas: «Misión Marte: Rumbo a lo Desconocido»
Artículo siguientePasajeros, Una oportunidad desperdiciada
Fernando Molina
Fernando Molina. Periodista y escritor boliviano. En 2012, ganó el premio Rey de España de periodismo iberoamericano. Es colaborador de varias publicaciones bolivianas e internacionales, entre ellas El País de España. Fue director de los semanarios Nueva Economía y Pulso, y subdirector del diario La Prensa. Ha publicado numerosos artículos en medios escritos y digitales de su país y de Santiago de Chile, Madrid y México. Autor de libros de ensayos, biografías, historia intelectual y contemporánea, es uno de los escritores más prolíficos y reconocidos de Bolivia.
Compartir

Deja un comentario